dimecres, 11 de novembre de 2020

¿MACHISTAS?

autor: SERGIO BONAVIDA PONCE

http://www.untranquilolugardeaquiescencia.com/

 

Agrair a Sergio Bonavida Ponce que hagi permès la reproducció del seu escrit publicat al butlletí trimestral de grup literari Letraheridos 

......

 

¿MACHISTAS?

Facundo Diblasi, un antiguo ilustrador con el que había estado trabajando hace años en mi blog, un tranquilo lugar de aquiescencia, retoma el contacto conmigo. Me regala una ilustración donde parecen NUTLA, Feli y UTLA. Me emociona el regalo y escribo una entrada donde cuelgo la ilustración y se la agradezco. Hacía tiempo que nuestra relación bloguero-ilustrador se había perdido, pero este nuevo empuje por su parte me acerca de nuevo a él y le solicito un nuevo encargo. Una ilustración para el 19 de diciembre, fecha en la que mi blog cumplirá su décimo aniversario. En el concept art que le envío como parte del pedido aparecen en primer plano NUTLA, Feli y UTLA —en ese orden— y detrás de ellos un pequeño elenco de personajes literarios fácilmente reconocibles por su imagen, la lista no es muy amplia, pues no quiero abusar de la generosidad de Facundo, pues sé por experiencia que muchos ilustradores cobran un plus por personaje extra y, en este caso, además de NUTLA, Feli y UTLA, habrá siete personajes literarios reconocidos de fondo. La lista es la siguiente: Nils Holgersson y el Ganso blanco Martin, Sherlock Holmes, Drácula, Frankenstein, Don Quijote de la Mancha, Peter Pan y una cucaracha de altura humana (guiño a La metamorfosis de Kafka).

 

Busco una lista de personajes que a primera vista sean inequívocos, me hubiera encantado incluir al Conde de Montecristo, me encantó la novela, pero no se le podría dibujar de manera que fuera imposible no confundirlo con algún otro personaje literario, pues a diferencia de Sherlock Holmes, Drácula, etc.; la fisonomía del personaje tiene que ser inconfundible por su figura, así que descarto muchos otros personajes que, aunque me hubiera gustado que Facundo ilustrara, finalmente no serán dibujados.

 

La sorpresa. A los pocos días de enviarle el email me responde Facundo y escribe textualmente:

«[…] de la ilustración de UTLA, Feli y NUTLA me parece bien el número de personajes, pero también se puede agregar algún personaje femenino para "ser más diversos" en cuanto a géneros si te parece […]»

 

Tiene razón Facundo. ¿Dónde están las mujeres? No he incluido ni a una sola. Tiene razón Montse, mi pareja, al decir que, aunque no haya mala fe, los hombres somos machistas por naturaleza. ¿Dónde están las mujeres?, me repito al revisitar el concept art. ¡Menuda suerte que Facundo sí se ha percatado! Entonces, me pongo raudo a buscar personajes femeninos literarios y, de entrada, me encuentro con un escollo, al igual que me ocurría con el Conde de Montecristo… Personajes literarios femeninos que sean fácilmente reconocibles en un dibujo, no caigo en ninguno, e internet me arroja una lista que difícilmente serán reconocibles en una ilustración. Me explico con los ejemplos encontrados: ´

 

Julieta, Emma Bovary, Dulcinea del Toboso, Ana Karenina, Fortunata, Scarlett O’Hara, Clarissa Dalloway, Sherezade, La Celestina, Jo, Fortunata, etc.

 

Descubro con horror que ninguna de ellas me sirve, pues al igual que me pasaba con el Conde de Montecristo, el perfil de sus rasgos físicos no son inequívocos, si le solicitara a Facundo que me dibujara a Ana Karenina, bien podría esta ser Emma Bovary por época, vestido y rasgos o Scarlett, o incluso la señora Dalloway, o la propia Fortunata, no sirven; quizá Sherezade si sirviera por los rasgos orientales de la mil y una noche, pero la mayoría de lectores no apreciarían el guiño. Los personajes tienen que ser icónicos, inequívocos y únicos a primera vista. ¿No soy capaz de encontrar personajes femeninos icónicos como sí lo son Drácula, Sherlock Holmes, etc., etc.? La capa del conde con sus largos colmillos; el buen detective, con su sombrero inglés a cuadros, su nariz un tanto aguileña y su famosa pipa, de la lista de personajes humanos y del bestiario mitológico, todos hombres.

 

De nuevo, ataco a internet y atravieso la segunda y hasta la tercera página de Google, abandono las primeras listas, pues ni un solo personaje femenino podría ser identificado de manera única. Después van surgiendo heroínas contemporáneas de sagas juveniles, pero me echa para atrás la sola idea de poner una de ellas, ¿de veras que no hay personajes femeninos clásicos que representen una entidad única y concreta? Por fin, después de quince largos minutos buscando —y es verdad lo que comentan de este siglo, quince minutos parecen un vacío existencial en la inmediatez que nos brinda internet—, por fin, encuentro un personaje femenino reconocible por todos gracias a la difusión que hizo Disney de ella: Mary Poppins.

 

Pero solo es uno, y además difundido por la gran pantalla, aunque eso también se le podría atribuir a Drácula y al resto del elenco. El cine fagocita la literatura. Le comento a Montse mi problemática y me intenta ayudar. Los primeros nombres que me da son los personajes decimonónicos que ya obtuve de internet y que no me sirven, le explico el porqué y asiente, finalmente dice: Alicia. Eso es, el país de las maravillas. Es tarde y, la verdad, ya no quiero buscar más, algo que tendría que haber sido sencillo, simplemente tirar de memoria, se ha convertido en una extraña tarea que, ni con la inicial ayuda de internet, he podido finalizar a gusto. Cuantos personajes masculinos me venían a la cabeza ipso facto y, sin embargo, me ha costado un internet y quince minutos encontrar equivalentes femeninos. Quizá, y me da rabia pensarlo, sea verdad lo que comenta Montse, somos machistas sin darnos cuenta y eso es lo peor de la paradoja, que uno no quiere serlo, pero lo es.

1 comentari:

  1. Es un honor que comparteixis en el teu blog l'escrit.
    Estic dessitjant «escoltar» la teva entrada sobre cert llibre de ciencia ficció.
    Ets una crack.
    Un abraçada, companya lletraferida.

    ResponSuprimeix